John Oliver, Philip Morris y Uruguay

Un monólogo del humorista John Oliver, en el que pone en el punto de mira a la empresa tabaquera Philip Morris, se ha convertido en viral (el vídeo ha sobrepasado los dos millones de visitas en sólo dos días en Youtube). Dura 18 minutos, y vale la pena utilizarlos en verlo. Es éste:

Su crítica a las prácticas de Philip Morris para impedir que pequeños países aprueben leyes antitabaco ha sido demoledora, en su contenido y en su repercusión mediática. Hasta tal punto que Philip Morris ha tenido que salir a la palestra ofreciendo sus argumentos, totalmente insostenibles desde un punto de vista ético, en su página web (insostenibles porque la propia industria no tiene donde apoyarse en este sentido, más allá del derecho del individuo a consumir un producto nocivo para su salud – e incluso esto podría debatirse: ¿hasta qué punto es libre el individuo al consumir un producto que genera dependencia?).

En su defensa, Philip Morris aduce que han invertido mucho dinero en construir sus marcas, y que impedir que sus logos aparezcan en los paquetes de tabaco es un perjuicio económico al esfuerzo por construirlas. Dicho de otro modo: la salud de los que consumen nuestro producto no es asunto nuestro. Lo que nos importa es el valor económico de nuestra marca.

Es interesante cómo Philip Morris se refiere a sí misma como “Legitimate business”. El hecho de que una empresa se refiera a sí misma en esos términos muestra muy a las claras la imagen que la opinión publica tiene de ella. Nuestro negocio es legítimo, dice Philip Morris. Según la RAE, lo legítimo es conforme a la ley. Mucho ha recorrido la industria del Tabaco en las últimas décadas para acabar guareciéndose en este adjetivo: lo que hacemos es legal. En esta página pueden encontrar un análisis detallado a la respuesta de Philip Morris (que tal vez hubiera hecho mejor en callar).

El programa de John Oliver ha tenido repercusión en Uruguay al tratar el litigio que Philip Morris sostiene con este país desde hace años. El gobierno de Uruguay tiene la obligación de velar por la salud de sus ciudadanos, y hay mínimos que están por encima de cualquier tratado. La seguridad jurídica debe prevalecer, pero en ocasiones (y esta es una de ellas) el interés general debe estar por encima de los intereses particulares. Con un añadido: luchar contra el consumo del tabaco se traduce en un ahorro en las cuentas públicas en tratamientos sanitarios. The Guardian hace hoy referencia a las primeras evidencias del impacto positivo de eliminar la marca en el descenso del consumo.

En su programa, John Oliver también nos ha descubierto un vídeo que está, por derecho propio, en los anales de los mayores desastres en la historia de las relaciones públicas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s